.

Sigueme desde Email

viernes, 26 de junio de 2015

Gotas carmesi

Miro hacia arriba, veo la luna blanca, ya me estaba resultando estaño no verla, últimamente, se teñia de rojo... dejo de mirar por la ventana y me tumbo en la cama
¿Una persona de verdad sufre? O ¿Simplemente siente el deseo de sentirse en una espiral de sufrimiento constante?
Me levanto de la cama necesito tomar el aire, me estoy atosigando.
Salgo a respirar, pero no es un aire limpio, es un aire sucio, lleno de impureza y frialdad humana.
Mis ojos se tornan en un tono carmesí, me dejo llevar por mis actos, unos actos suicidas que nadie puede controlar, todos me observan, subo a mi cuarto, abro el segundo cajón del armario, retiro toda la ropa que hay antes de llegar a la cajita redonda, la abro, veo la cajita donde esta mi agonía, la observo hasta que me percato de la presencia de una persona diciendo que lo haga, que coja esa papel transparente y lo abra, que saque lo que hay y deje que torne de mi cuerpo.
Me retiro, No dejo que mis impulso me vuelvan a controlar, ya lo hicieron en su tiempo, y no paso nada que quiera recordar.
Me tumbo en la cama, miro al techo fijamente, hasta que mis ojos vuelven a su color original, un tono marrón verdoso que me hace característico de mi mismo.
Mis ojos, donde se pueden ver mis impulsos, donde se pueden ver a las personas que me controlan, y me descontrolan.
Dónde veo mi perdición y mi salvación a todo.
Salgo al tejado, miro a la luna, se ha vuelto de color rojo carmesí.
Mis ojos se vuelven a tornar de color, esta vez no me puedo controlar, es una de esas veces que después no recuerdo lo que ha sucedido, me siento en la cama, alcanzo de nuevo el cajón, abro la cajita redonda de metal, hay una pequeña caja con cosas dentro.
Cojo una de esas cosas, paso el filo por el dedo, me ha hecho una herida, paso rápidamente esa cosa por mi muñeca, escucho el sonido de esa cosa, de mi agonía, de la cuchilla pasar por mi carne, lo peor de todo es que me gusta el sonido, veo las letras. Escritas en la cuchilla, las letras Rojo.
me siento mareado, creo que me voy a desmayar, cierro lentamente los ojos...
Me despierto en una habitación blanca, veo una vía intra venosa que llevo puesta, el tubo es rojo, lo sigo con la mirada.
Y casi al final veo como las gotas carmesí descienden hasta llegar hasta mi interior...
No recuerdo nada, excepto la palabra rojo.

Hola personitas azules, y siento despedirme al mismo tiempo, me vino la inspiración, bueno digamos que se puede llamar inspiración XD...

No hay comentarios:

Publicar un comentario